Apunta estos consejos para pintar maquetas con aerógrafo

Seguir nuestros consejos para pintar maquetas con aerógrafo es clave para llevar a cabo trabajos excelentes en modelismo. Te contamos cómo culminar unas obras de lo más completas.

¿Como usar un aerógrafo? Te explicamos qué es

¿Te preguntas cómo usar un aerógrafo? Se trata de un instrumento, con forma de pistola, para cubrir superficies mediante pintura rociada. No son pocos los que han echado a perder magníficas maquetas por no tener claras las reglas principales de la aerografía.

Por eso, hay dos cuestiones que resultan prioritarias para pintar una maqueta con aerógrafo. Por una parte, la limpieza del artilugio. Por otra, la paciencia mediante la que tienes que abordar toda la fase de pintura de la maqueta. En las siguientes líneas, te ofrecemos distintas recomendaciones para colorear mediante el aerógrafo. Presta atención.

En nuestra tienda de modelismo puedes disfrutar de las ventajas del aerógrafo

Por eso, te ofrecemos también materiales como el soporte para poder posar el aerógrafo. Y, en cada compra, te aconsejamos sobre el relevante mantenimiento del producto para optimizar todas las ventajas del aerógrafo. Estas son, básicamente, la rapidez y facilidad con la que vas a pintar. El acabado es perfecto y no existe contacto con tu piel.

Si buscas un aerografo para pintar maquetas, no dudes en contactar con nosotros!

Consejos para pintar maquetas con aerógrafo

Es clave elegir en tu tienda de modelismo de referencia la pintura que se adapte al pigmento fino que requiere el obturador de tu aerógrafo. Para que funcione correctamente y no genere obstrucciones, dicha pintura debe ser diluida mediante los thinners aconsejados para cada marca.

Por otro lado, recuerda coger el aerógrafo de una manera similar a como empuñarías un lapicero. Aunque no te parezca una postura muy cómoda, te aseguramos que te va a proporcionar movimientos más controlables y precisos.

Más claves para pintar una maqueta con aerógrafo

No acaban aquí nuestros consejos para pintar maquetas con aerógrafo. Recuerda que la pulverización de agua te va a servir para comprobar cómo va la dilución de la pintura. Realiza las pruebas pertinentes sobre un folio en blanco. La preparación idónea de la pintura, por su parte, pasa por verter primero el diluyente en el depósito del aerógrafo.

Como modelista, has de calibrar distintos parámetros que te permitan cuajar unas maquetas óptimas. En tu dominio de la aerografía, debes combinar la presión del aparato, la dilución de la pintura y los milímetros de la aguja o del obturador. No te olvides de que tienes que pintar inclinando un poco hacia abajo la punta del aerógrafo. Saldrá mejor la pintura y evitarás los reflujos en su parte trasera.

Además, según la técnica y las necesidades de la maqueta, tienes que pintar a una distancia que no se te quede ni corta ni larga. Y, si vas a mezclar colores en una misma sesión, la recomendación pasa por empezar por el más claro y terminar por el más oscuro. Pulveriza líquido limpiador en cada cambio. Y acuérdate, después de tu jornada de trabajo, de vaciar la pintura del depósito, limpiar las piezas y dejarlas desmontadas.

En definitiva, toma nota de estos consejos para pintar maquetas con aerógrafo y ponlos en práctica. Cuida de este aparato y sigue formándote acerca de las técnicas de la aerografía.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: